En la Provincia: “Hay un 42 por ciento de niños mal nutridos”

Actualidad Conurbano
La situación sanitaria se ha agravó y sumado a eso la pobreza viene creciendo. Los hogares más perjudicados son los de menor poder adquisitivo y dentro de los mismos: los niños. Las cifras son alarmantes y se desprenden del Informe Barrial de Situación Nutricional (IBSN) que hizo el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCi) en coordinación con el Área de Salud del Movimiento Barrios de Pie a nivel nacional en 1066 comedores y merenderos entre el 15 de diciembre 2020 y el 15 de febrero 2021.

Con respecto a la Provincia de Buenos Aires, el informe concluye que “hay  42% de niños y niñas mal nutridos”, e instan a los gobiernos a tomar las medidas correspondientes. Según se indicó, se censaron un total de 17.245 niños, niñas y adolescentes (NNyA) de 0 a 18 años en 412 comedores y merenderos de la organización social. Además, informaron que de un total 15.679 n/a +2 a 18 años presentan malnutrición 6583 n/a.

En la ciudad de La Plata, capital de la Provincia que cuenta con uno de los cordones hortícolas más importantes del AMBA, la situación es parecida: 41% niños de +2 a 18 años sufre de malnutrición.

Cabe señalar que los padres de los niños y niñas que asisten a los comedores en su mayoría son titulares de programas sociales con transferencia de ingresos. “El panorama es desalentador y se agrava por la inflación que liquida por completo cualquier tipo de ayuda social que reciben del Gobierno nacional”, concluye el informe

Al respecto, la coordinadora de Barrios de Pie de La Plata, Maia Luna, remarcó que las changas con las que los jefes y jefas de familia cubrían una parte de la comida de sus hogares han caído por el contexto de pandemia. “Resulta de alta prioridad interrumpir el avance del crecimiento de la malnutrición”, sostiene y remarca que “los Estados deberían priorizar esto como una emergencia porque no se puede explicar que en un país tan rico como el nuestro hayan tantos niños y adolescentes que van a encontrarse con graves problemas de salud si esta situación no se revierte con urgencia”.

Se resalta a su vez que “es necesario que esta emergencia sea parte de la agenda inmediata del Gobierno nacional, Provincial y Municipal ya que los trastornos nutricionales y las consecuencias de una alimentación inadecuada son reproductores de desigualdad social. Además de comprometer el presente y el futuro de les niñes que viven en hogares pobres, abre las puertas a enfermedades crónicas como diabetes y obesidad”.

“Una buena nutrición se vuelve un factor clave para garantizar un futuro digno que permita cortar con los ciclos de niñes pobres – hijes de padres pobres”, afirma Luna.

Por su parte, Mar García integrante del Área de Salud Colectiva de Isepci que participó del IBSN remarcó el trabajo colectivo llevado adelante por los equipos técnicos y las coordinadoras barriales. “Lo fundamental de la presentación de datos estadísticos de este tipo, con efectores de los barrios, populares y con rigor científico, para que se traduzca en políticas públicas que puedan paliar la situación”, sostuvo.

El IBSN se presentará de forma virtual este viernes en el marco del observatorio “Argentina contra el hambre”, dónde se darán a conocer los resultados provinciales y locales del obtenidos a partir del trabajo colectivo realizado en diferentes comedores y merenderos de la Provincia de Buenos Aires y particularmente en las Ciudades de La Plata y Berisso.
Índice Barrial de Situación Nutricional (IBSN)

El IBSN es una experiencia de epidemiología comunitaria realizada en barrios populares de 20 provincias de la Argentina, que busca construir Redes barriales de monitoreo nutricional para la detección precoz de malnutrición en niñez y adolescentes (0 a 18 años).

El IBSN sostiene una estrategia que busca desencadenar procesos de ciudadanía donde los vecinos de los barrios populares en conjunto con espacios académicos, intervengan en la formulación de nuevos conocimientos, con rigor científico para:

-Formular estudios de la realidad en la que viven y construir información estadística que visibilice en tiempo real situaciones de vulneración de derechos.

-Superar el mero diagnóstico para ir hacia la toma de decisiones y acciones colectivas que promuevan e impulsen políticas públicas activas y transformadoras de situaciones de inequidad.
Fuente: La Tecla info








Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *